AACC

Psicólogo de altas capacidades en Madrid

“ A veces no entiendo a Einstein” Niño de 10 años.
“Me limpio tu beso de mi cara, pero los amores se quedan dentro” 5 años
“Mamá, tranquila. Lo que pasa es que está triste (su hermano de 6 años también AACC), y cuando está triste se enfada. Pero él no es así, ha nacido así” Niño de 3 años y medio. 

Las altas capacidades no son sólo tener un cociente alto, conlleva una condición más compleja en características que tienen que ver con intereses personales, creatividad, ritmo de aprendizaje, motivación y compromiso por ejemplo. No hay un consenso profesional sobre su definición, pero podríamos aclarar que este término se usa para hacer referencia a capacidades potenciales que tiene un niño o niña en varias áreas. En mi labor he encontrado a su alrededor miedo, mal entendimiento y a veces una envidia percibida por los niños y jóvenes que les crea malestar. Es por tanto, la familia, un pilar fundamental pues su percepción sobre la condición de alta capacidad podrá determinar el bienestar del menor o adolescente. El resultado final del rendimiento de estos niños y niñas, dependerá no al 100% de esas capacidades, sino del entorno familiar y escolar. En la Comunidad de Madrid los criterios que un alumno debe cumplir para ser considerado de altas capacidades es: – Tener una capacidad intelectual global igual o superior a 130 en al menos dos pruebas. – Una valoración positiva de la creatividad – Tener persistencia en la tareas

Línea de acción

Entrevista con los padres y recogida de información por medio de cuestionarios.
Evaluación de la inteligencia por medio de dos pruebas estandarizadas ( 3 sesiones o 4 dependiendo de la edad)
Evaluación de la creatividad ( 1 sesión)
Devolución de la información en una sesión a los padres.
Entrega del informe
Seguimiento de los pasos encaminados al diagnóstico dentro del ámbito educativo.
Coordinación con los centros escolares.

Sinopsis

El desarrollo de los niños, de todos, es un camino de maduración emocional, intelectual y social. Por tanto, su acompañamiento, debe de ir más allá de lo intelectual, debe abarcar valores de tolerancia, humildad, de convivencia… pues es importante que sepamos que lo que les va a “diferencia” es su capacidad de aprender más rápido y fácilmente… no más. 

El trabajo conjunto con familia y escuela es imprescindible. 

 

En la adolescencia, se hace más importante el escucharlos. A veces el rendimiento puede bajar un poco, pues entra la desmotivación. El camino que hayamos recorrido en la primaria va a ser muy importante. La parte emocional, que siempre es importante, en esta edad es prioritaria. 

 

Terminar con algunas ideas para reflexionar:

 

  • Altas capacidades no es igual a problemas.
  • no es igual a un rendimiento académico alto.
  • No les gusta lo repetitivo, quieren retos.
  • Son creativos de manera diferente.
  • Tiene muchas edades mezcladas en su interior: la cronológica, la emocional, la intelectual.. 
  • Su sentido de la justicia suele ser extremado. 
  • Requerirán unos buenos hábitos de estudio.

Síntomas

Las teorías más aceptados señalan tres rasgos fundamentales relacionados:

  • una capacidad intelectual superior a la media.
  • Una alta dedicación a las tareas.
  • Una alta creatividad. 

 

La detección se puede hacer, dependiendo de las características manifestadas a partir de los 3 años a los 6 años. Algunos autores señalan que antes de esta edad sería también recomendable. Otros después de los 8 años. En mi experiencia, el hablar con los padres, recibir las dudas y explicaciones sobre lo que están observando sobre su hija o hijo de cualquier edad, sería lo prioritario para dar una respuesta adaptada y pautar pasos de intervención. Por ello yo soy partidaria, desde la formación con expertos, de hacerlo lo antes posible. 

 

Lo más importante, acompañarlos para que no se aburran, se frustren, escondan sus talentos…